sábado, 19 de febrero de 2011

TEMA: LA IMPORTANCIA DE LAS PLANTAS EN LA VIDA DEL HOMBRE: USOS MÁGICOS Y MEDICINALES

INVESTIGACION:

CURARE

El término curare se aplica genéricamente a diversos venenos de flechas de América del Sur. Dichos extractos se hacen con numerosas plantas diferentes, especialmente miembros de las Menispermaceae y Loganiaceae. A éstas puede añadirse al Anomospermum grandiflora. Es una sustancia pastosa de color parda que abundan en la cuenca del Amazonas. Esta sustancia era ya utilizada ya por pueblos indígenas de América del Sur, África, Asia y Oceanía con el que empozoñan untando sus flechas para inmovilizar a sus presas.

Los nativos, generalmente los jíbaros, cocinan las raíces y tallos, agregándole otras plantas y los usan para el envenenamiento de sus flechas y virotes. Para elaborar el curare se hierven fragmentos de corteza, raíces, tallos y zarcillos. Se le añaden agentes catalíticos y se vuelve a hervir hasta convertirlo en un jarabe, que se expone al sol y se deja secar; el producto final es una pasta que se guarda en calabazas o en tubos de bambú.

La primera administración de curare en una anestesia general fue 1912 en un hospital de Leipzig, por el cirujano alemán Arthur Läwen quien administró curarina obtenida a partir del curare de calabaza a 7 pacientes sometidos a anestesia general, para facilitar el cierre de la pared abdominal. Läwen fue el primero en estudiar el curare en experimentación animal, el primero en administrarlo a humanos, y en observar su efecto beneficioso como relajante muscular durante la anestesia general. Läwen dejó de usar el curare por culpa de fallos en el suministro de la sustancia y aunque los resultados fueron publicados en 1912 su contribución a la historia de la anestesia se pasó por alto.
En 1917, el Servicio Secreto inglés evitó la consumación de un atentado contra el primer ministro David Lloyd George. Los conspiradores iban a eliminar al mandatario lanzándole dardos impregnados con curare.
La introducción del curare en la anestesia clínica general ocurrió en 1928 cuando el Dr. Francis Percival de Caux (1892–1965), de origen neozelandés utilizó curare en siete pacientes cuando laboraba como anestesista en el Hospital Middlesex de Londres. Su trabajo no fue ampliamente publicitado y al igual que sucedió con Arthur Läwen, esta contribución para la historia de la anestesia ha sido pasada por alto por la mayoría de los autores.
En 1938 Abraham Elting Bennett usa por primera vez el curare para prevenir el trauma sostenido en pacientes a quienes se les aplica terapia con electrochoques y por administración de pentilenotetrazol (Cardiazol) y así evitar fracturas y luxaciones.
La primera investigación acerca de la fuente del curare en el Amazonas fue hecha por Richard Evans Schultes en 1941. Schultes descubrió que tipos diferentes de curare poseían hasta 15 ingredientes y con el tiempo ayudó a identificar más de 70 especies que producían la droga.
Posteriormente, el 23 de enero de 1942, y gracias al Dr. Harold Randall Griffith (1894-1985) y a la Dra. Gladys Enid Johnson (MacLeod) (1909-2001), ambos de Canadá, el curare se utilizó con éxito en un paciente al que se le practicó una apendicectomía.
Antes de su introducción en la práctica clínica, la relajación muscular del paciente sólo se podía conseguir profundizando el nivel de la anestesia, lo que podía llevar a ocasionar a una peligrosa depresión respiratoria y otras alteraciones sanguíneas.

El curare produce parálisis progresiva y finalmente muerte por asfixia. El efecto se produce bloqueando la conducción nerviosa motora a nivel de la placa neuromuscular inhibiendo la acción de la acetilcolina: el curare se une a los receptores nicotínicos, bloqueándolos y paralizando toda la musculatura, incluyendo la respiratoria, causando la muerte por asfixia. Aún a dosis mínimas su efecto es letal y se debe a la acción de varios alcaloides. Uno de ellos es la curarina, que se emplea en medicina.

Como uso farmacológico, debe su acción al alcaloide d-tubocurarina, que produce el bloqueo del impulso nervioso a nivel de la placa motora, produciendo una parálisis muscular.

Durante algún tiempo en los años 40, el curare fue utilizado como «anestésico» en operaciones realizadas a niños, de modo que, paralizada la acción de los nervios sobre los músculos, la agonía que realmente experimentaban no tenía modo de hacerse manifiesta al cirujano en esa época.[1] También se ha empleado en tratamiento de convulsiones o espasmos musculares, en síndromes neurológicos que cursan con hipertonía muscular. Actualmente su única utilización es en anestesia para obtener una relajación muscular durante la cirugía. Los relajantes musculares que se utilizan hoy en anestesia ya no son derivados de la D-tubocurarina sino sintetizados artificialmente y con un mejor perfil farmacológico como son: el Vecuronio, el Atracurio, el Cisatracurio o el Rocuronio.

CURARE

La palabra curare es una adaptación al español de una frase que en la lengua de una de las tribus sudamericanas significa "matar aves".
Es un extracto acuoso de varias plantas, entre las que se encuentran generalmente especies de Chondodendron cissampelos y Strychnos.
Para su preparación, el brujo de la tribu hace hervir por varias horas en una olla de barro los diferentes vegetales; el agua que se pierde por evaporación es sustituida por adición de más agua; mientras se mantiene la ebullición se agita la mezcla y se agregan otras sustancias venenosas como hormigas y colmillos de serpiente. Cuando el extracto adquiere cierta consistencia y color, el brujo considera que ya está listo; lo hace saber a los asistentes a la ceremonia, y cesan la música y el baile que había acompañado todo el proceso de preparación del curare. Se reparte a los allí presentes un poco de la sustancia recién preparada para su uso en la cacería.
Con este material impregnarán las puntas de flecha y dardos de cerbatanas para cazar animales pequeños; cuando éstos son heridos, aunque sea ligeramente, morirán por efecto del veneno. La carne de estos animales se puede consumir sin peligro de intoxicación, como lo demuestra la experiencia de siglos.
Entre las plantas venenosas que con mucha frecuencia se emplean en la preparación del curare se encuentran diversas especies de Strychnos. Estas plantas son muy venenosas debido a que contienen, entre otros alcaloides, la estricnina, sustancia tóxica que se usa para exterminar roedores y para matar animales de pieles finas. Cuando un ser humano u otro mamífero es envenenado con curare, comienza por perder el habla, después se le paralizan los miembros y los músculos faciales, hasta que, finalmente, le llega la muerte.

El curare
Con la exploración del Nuevo mundo, durante el siglo XVI, llegaron a Europa noticias de un  Veneno Mortal utilizado en sus flechas por los indios de las cuencas del Amazonas y Orinoco en América del Sur, Veneno que producía Rápidamente la muerte de la Victima sin infectar la carne (1). Se trata de una sustancia venenosa, muy conocida y utilizada por los indígenas de América del Sur, para envenenar sus dardos y flechas que luego utilizan en la caza de sus presas. El curare es una masa pastosa de color pardo extraída de las cortezas de determinadas especies del género Strychnos toxifera, especie que crece abundantemente en las regiones del Orinoco y Amazonas. La principal propiedad del curare es la de paralizar los órganos terminales de los nervios motores, aún en dosis mínimas (2). El hombre occidental se interesó por una sustancia con la que algunas tribus aborígenes (los yanomamis, por ejemplo) impregnaban las puntas de sus flechas. Cuando alcanzaban a un animal le paralizaban los movimientos motores y reflejos sin alterarse su conciencia ni la sensibilidad (3). Realmente su mecanismo de acción consiste en unirse de manera competitiva y reversible a los receptores neuromusculares  impidiendo la contracción muscular. De esta manera el individuo queda paralizado y muere por asfixia mecánica al no poder contraer el diafragma, principal músculo de la respiración. Entre algunas notas sobre las que se hacen referencias sobre el curare podemos encontrar: 1510, Juan De la Cosa, ex-geógrafo de Colón, murió a causa de una flecha envenenada con curare, disparada por cerbatana. 1595, Sir Walter Raleigh describe en "El Descubrimiento del Grande, Rico y Bello Imperio de Guaiana", la primera descripción de la raíz tupara de la planta Strychnos toxifera y su producto el urari, más tarde curare. 1641, Acuña y Condamine, en Brasil, describieron los efectos del uiraery o curare en animales y en muchos de sus soldados (4). Es evidente que el Curare fascino a los conquistadores Españoles y fue parte de las leyendas de la conquista.


En efecto, un dardo embebido en curare puede matar un ave en segundos, un hombre en cinco minutos y un carpincho en menos de media hora.
Básicamente, curare es un veneno de acción rápida no mortífero en sí mismo, sino un poderoso agente paralizante.
La muerte ocurre por asfixia, cuando los pulmones de la víctima se paralizan.
Paradójicamente, el curare puede tanto matar como salvar vidas.
Despues de 1935, cuando la planta fue identificada - al igual que su principal agente paralizante - el curre fue introducido a la medicina moderna como relajante muscular en operaciones quirúrgicas.

La variedad del tipo Chondrodendon Tomentosum es una de los principales ingredientes de esta poción.
La tribu Yagua (Yahua) de Loreto, Peru, la denomina Ampihuasca (ampi=veneno).
La variedad Strychnos Toxifera produce el mas poderoso tipo de curare, en combinación con otras plantas alcaloides.
Es importante destacar que no existe una única forma de preparar esta mortífera mezcla, cada tribu Amazónica posee su propia receta, celosamente guardada por sus chamanes y traspasada a generaciones subsiguientes.

En la mayoría de los casos, otros venenos se incorporan a esta poción, como por ejemplo el de las abejas asesinas, víboras venenosas y el pequeño, colorido y mortífero sapo de dardo venenoso, cuyo veneno es el mas poderoso conocido por el hombre.

Científicos Europeos han identificado dos tipos de curare, cuyos nombres se derivan de la manera que las tribus Amazónicas utilizan para transportarlo y no por los ingredientes usados en la preparación de la mezcla...
  • Curare de Tubo:
    Es transportado en pequeños tubos de bambu por algunas tribus de
    Brasil, Ecuador y Peru, utilizando el tipo Chondrodendon Tomentosum como ingrediente principal de la poción
  • Curare de Calabaza:
    Transportado en pequeñas calabazas secas y ahuecadas
  • Curare de Vasija:
    Cuando utilizan pequeñas vasijas de barro, como sucede con algunas tribus del este de la
    Amazonía, Venezuela por ejemplo, la variedad de curare del tipo Strychnos Guanensis es su principal ingrediente.

Características farmacológicas

El Curare es un ejemplo de una no-despolarización relajante del músculo (aka, antagonista competitivo) que bloquea receptor nicotínico del acetylcholine, uno de los dos tipos de cholinergic (acetylcholine) receptores, en la membrana sináptica del poste del ensambladura neuromuscular. El Curare no ocupa agonista la posición, pero los lazos probables dentro del canal pore.

Curare y anestesia

Las tentativas aisladas de utilizar el curare durante anestesia dataron de 1912 de Arturo Lawen de Leipzig.[15] Pero el curare vino a la anestesia vía psiquiatría (electroplexy). En 1939 Abram Elting y Bennett lo utilizaron para modificarse metrazol inducido terapia convulsiva.[16] Relajantes del músculo se utilizan en moderno anestesia por muchas razones, tales como abastecimiento de condiciones de funcionamiento óptimas y facilitar el intubation de la tráquea. Antes de relajantes del músculo, los anesthesiologists necesitaron utilizar dosis más grandes del agente anestésico, por ejemplo éter, cloroformo o cyclopropane para alcanzar estas punterías. Tal anestesia profunda arriesgó a pacientes de la matanza que eran mayores o tenían condiciones del corazón. La fuente del curare en el Amazon primero fue investigada cerca Richard Evans Schultes en 1941. Desde los años 30, era utilizado en hospitales como a relajante del músculo. Él descubrió que diversos tipos de curare llamaron para tanto como 15 ingredientes, y a tiempo ayudó a identificar más de 70 especies que produjeron la droga [1].
El 23 de enero de 1942, el Dr. Harold Griffith y el Dr. Enid Johnson dio una preparación sintética del curare (Intracostin/Intocostrin) a un paciente que experimentaba un appendectomy (a la anestesia convencional del suplemento). El Curare (d-tubocurarine) ahora no se utiliza para anestesia y la cirugía como drogas mejores está disponible ahora. Cuando está utilizado con halothane el d-tubocurarine puede causar caída profunda en la presión arterial en algunos pacientes mientras que ambas las son drogas blockers del ganglio. [17]. Sin embargo, es más seguro utilizar d-tubocurarine con éter.
En 1954, un artículo del sensational fue publicado por Beecher y Todd que sugerían que el uso de relajantes del músculo (drogas similares al curare) muerte creciente debido a anestesia doblez casi seises.[18]. Esto se ha refutado totalmente.
Los anesthetists modernos tienen en su disposición una variedad de relajantes del músculo para el uso en anestesia. La capacidad de producir la relajación del músculo de anestesia ha permitido independientemente que los anesthesiologists ajusten los dos efectos por separado pues necesario para asegurarse de que sus pacientes son con seguridad inconscientes y relajados suficientemente para permitir cirugía. Sin embargo, porque los relajantes del músculo no tienen ningún efecto en el sentido, es posible, con error o accidente, que un paciente puede seguir siendo completamente consciente y sensible al dolor durante cirugía, pero incapaz moverse o hablar, y así incapaz alertar atender al personal sobre su dolor y estado del conocimiento. Este problema ahora se soluciona grandemente cerca Monitor del BIS.

Plantas de las cuales los componentes primarios del curare pueden ser extraídos

  • Toxifera de Strychnos
  • Tomentosum de Chondrodendron

Nombres

El Curare también se conoce como Ampi, Woorari, Woorara, Woorali, Wourali, Wouralia, Ourare, Ourari, Urare, Urari, y Uirary.
el d-Tubocurarine, el alcaloide popular del Curare usado como medicina, estaba disponible como Tubocurarin, Tubocurarinum, Delacurarine, Tubarine, Metubine, Jexin, HSDB 2152, el alcaloide de Isoquinoline, Tubadil, Mecostrin, Intracostin e Intocostrin.

Acoplamientos externos

Curare

Curare [koo rah ree] [1] es un nombre común para los varios venenos del dardo (venenos de la flecha) originando de Suramérica. Los tres tipos o familias principales del curare son:
  • tubocurare (también conocido como curare del tubo o del bambú, debido a su embalaje en los tubos de bambú huecos; la toxina principal es dtubocurarine). Es un monocuaternario alcaloide, isoquinoline derivado.
  • curare de los calebas (también llamado “curare de la calabaza” por más viejas clasificaciones británicas, siendo embalado en las calabazas huecos; las toxinas principales son alloferine y toxiferine)
  • curare del pote (embalado adentro cotta del terra potes; las toxinas principales son protocurarine, protocurine, y protocuridine).
De estas tres familias, algunos fórmulas que pertenecen al curare de los calebas son los más tóxicos, concerniente a su LD50 valores.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada